EDUCATION POUR TOUS

EDUCATION POUR TOUS

De la “Deliberación del sexo” a la “mistificación de la muerte”: ¿Es posible desengañar la muerte?

6 appréciations
Hors-ligne
[table]

De la “Deliberación del sexo” a la “mistificación de la muerte”:
¿Es posible desengañar la muerte?


[/table]Clément TSANGA MBIA Antesde iniciar esta pequeña reflexión, hace falta aclarar los términos que
utilizamos. Por Deliberación, se entiende según la Real Academia Española, la
acción de liberar. Hacer libre algo que antes no lo estaba. Esto supone que
antes, se entendía algo desde el ámbito de lo escondido, lo prohibido, y este
algo se presentaba a veces como tabú. Era algo fuera de normas y que se solía
callar porque provocaba y suscitaba miedo o vergüenza. La mistificación por su
parte es la acción de ocultar algo, de hacerlo incomprensible y no dejar que
esté al alcance de nuestro entendimiento. Se puede ver también que algo
mistificado tenga en sí un carácter oscuro, incomprensible. Por lo tanto, hay
de preguntarse si lo misterioso es siempre misterio, si lo escondido es siempre
oscuro, si lo callado es siempre lo indecible. La tarea consiste en buscar como
desengañar lo misterioso, como entenderlo. En nuestro contexto escritural,
hemos decido de reflexionar sobre un fenómeno que nos preocupa ahora y que casi
no se habla. Se trata de la muerte. Antes de hablar de ella, hace falta echar
una vista atrás para hablar del sexo como deliberado. I-                  Delsexo como tabú a la libertad sexualHablardel sexo antiguamente no era algo fácil ni por los educadores tampoco por los
padres. Era un tema conocido pero no hablado. No sabemos porque ha sido así.
Tampoco porque de repente se ha instalado esta conciencia social común. Lo que
sin embargo sabemos es que los padres como los profesores antes de hablar del
sexo, se ponían nervioso o acomplejados ante las preguntas curiosas de sus
niños o alumnos. Y cuando ellos querrían dar una respuesta respeto a ello,
buscaba siempre un cuento o algo distinto. Más bien, con la tecnología, los
medios de comunicación, algunas imágenes relacionadas al sexo estaban
prohibidas a los críos. Muchos han incluso experimentado cuando de pequeño pasaba
una película con imágenes sexuales, algunos padres cambiaban el canal o
simplemente mandaba al niño/a a la cocina o a la habitación como excusa para no
ver las imágenes del sexo. Poco a poco, esta concepción ha ido cambiado con el
pensamiento posmoderna que se caracteriza con el lema “laisser- faire”, “laisser-aller”.Este cambio brutal ha hecho que poco a poco el “tabú sexual” se transforme en
algo normal. Ya no tenemos a padres que esconden cosas a sus niños, sino padres
quienes juntos con sus niños ven películas de sexo, hablan de sexo, invitan a
los niños a tener novios y novias, enseñan métodos contraceptivos a niñas para
que no se queden embarazadas, o que contraen enfermedades. El sexo ya no es
tabú en nuestra sociedad posmoderna. Los pueblos que siguen manteniéndolo tal
cual se consideran retrasados. La libertad sexual es de moda y no tiene edades.
Cada vez más no salen en películas la nota: prohibidos a menores o a los menos
de tal edad. Todo está permitido. Y cuando no está así, los niños mismos con su
curiosidad lo buscan por internet a través de páginas webs de vendedores de
sexo. Son un millón las páginas webs de sexo. Hay también el fenómeno de sexo
en directo que practican la mayoría de la población mundial ante su webcam o a
través de las fotos desnudas que se comparten entre amigos, novios,
desconocidos, etc.  El tabú ha dejado de
ser tal para ser libertad, que se presenta hoy como un nuevo culto. Podemos
hablar por lo tanto del sexo como nuevo culto que merece alabanzas y glorias.
Si hemos llegado a tener este cambio brutal de la concepción sexual, y un
cambio en las mentalidades, una cosa que hoy sigue siendo tabú y que casi no se
habla o que no cabe de ser entendido es la muerte. II-               Deltabú siempre de la muerteLamuerte es un fenómeno humano que consiste en la cesación de la vida. Alguien ha
muerto cuando ya no se cuenta ante los vivos, cuando se habla de él en el
pasado. Todo lo que evoca el pasado se encaja en el registro de la muerte. La
vida en principio debería tener una lógica tal como: nacimos, vivimos y
morimos. Pero esta lógica se rompe cuando se trata de morir. Para todos
queremos nacer y vivir. Nadie está dispuesto a morir incluso algunos que han
aceptado hacerlo libremente. Lo que pasa con la muerte es que nos provoca un
vacío tan grande que a veces es difícil colmatarlo. Por haber conocido alguien
y que de repente ya no podemos verle, hablar con él, disfrutar de la vida con
él, nos deja heridos. Por no sufrir, por no comprender a este fenómeno, por no
superarlo, la actitud que se adoptan ante la muerte es el silencio. Hay que
callarla. Nadie debe hablar de la muerte.Nosdeseamos todo lo bueno pero nunca se desean la muerte de alguien. Gente que ha
intentado hacerlo ha sido reprimida por la sociedad. Incluso niños cuando uno
dice al otro “me cargo en tu muerte” él a quien se lo ha dicho se enfada e
incluso le da una paliza al otro por lo haber dicho tal cosa. ¿Cómo explicar
entonces este tipo de reacción?, ¿Cómo entender esta conciencia social común? El
celebro filosofo analítico Wittgenstein decía en su séptima máxima, lo que no
se puede decir, hay que callarlo. ¿Sería entonces posible callar el tema de la
muerte, cuando estamos llamados a dar sentido a nuestra existencia, a nuestro
futuro?, ¿no hablar de la muerte no sería callar el futuro?. Para entender bien
este tema, hace falta analizarlo desde la perspectiva de la escatología no de
la futurología. Laescatología según la real academia española es el conjunto de creencias y
doctrinas referentes a la vida de ultratumba. Mientras la futurología es el
conjunto de los estudios que se proponen predecir científicamente el futuro del
hombre. Hemos dicho que se debe de entender la muerte desde la perspectiva
escatológica no futurológica, porque cuando nos situamos en el segundo ámbito,
nos encontramos limitados. Desde el momento en el cual la vida humana es algo
que no se puede comprar con todo la riqueza material, al hombre posmoderno le
cuesta hablar sobre lo que no puede controlar. Podemos salvar todo, comprar
todo, pero la muerte nunca se puede comprar. Por lo tanto no se puede hablar de
ella. La incapacidad del ser humano a salvar la vida genera su silencio y hace
que la muerte sea un nuevo tabú. Desde ahí que viene el tema de la
mistificación de la muerte o del tabú siempre de la muerte. Como a mucho
también nos cuesta creer, entonces se hace difícil comprender esta otra
perspectiva que es escatológica. Ahora queremos ofrecer unas herramientas que
nos pueden ayudar a acercarnos a una comprensión razonable y teológica de la
muerte desde el ámbito cristiano.III-            Lamuerte desde el ámbito escatológico: reflexiones teológico-sistemáticasa)      La muerte como realidad humanaEsalgo que se plantea inevitablemente en la vida de cada persona consciente → supone un desafío que amenaza elsentido mismo de nuestra existencia.Aspectosanalizados por la moderna filosofía existencial acerca de la muerte:-         La muerte supone el fin del hombre entero,en su unidad constitutiva de cuerpo y alma[/b]→ es el hombre entero quien muere, y morir significa “cesar de ser”.-         La muerte es la posibilidad por excelenciadel hombre[b] → la única certezaineludible: relativiza y cierra es paso a otras posibilidades.o  Heidegger: el hombre como “ser para lamuerte” → la vive como posibilidadpermanente.-         La muerte goza de constante presencia enla vida → vivir es de algún modo unconstante estar muriendo-         La muerte obliga al hombre a definirsepersonalmente ante ella → no sesufre pasivamente, sino que el hombre ha de optar libremente ante ella.-         La presencia ineludible de la muerte puedeconvertirse en un factor positivo que ayude a vivir con mayor profundidad y
responsabilidad la misma vida.b)     Visión cristiana de la muertePartede un doble presupuesto:-         Escritura y tradición de la Iglesia → relación directa entre la muerte yel pecado: en referencia a la experiencia histórica que el hombre hace de ella
(sinsentido que provoca angustia)-         Cristo nos ha librado del carácter penalde la muerte, porque murió la muerte humana de otro modo → como entrega oblativa de la propia vida.Quéaporta la visión cristiana (partiendo de estos dos presupuestos)-         Muerte como final del hombre entero → más que final, la muerte es unprincipio (un tránsito): Cristo ha muerto para resucitar; el hombre resucita
para participar de una vida eterna y definitiva.o  La vocación esencial del hombre es “serpara la vida”-         La muerte es para el cristiano laposibilidad señera de la existencia →la muerte es la configuración con Cristo: no es pena, sino un conmorir con
Cristo para resucitar con Él.-         La muerte del cristiano es una realidadconstantemente presente a lo largo de la vida → es muerte querida y aceptada libremente a lo largo de laexistencia.-         En la muerte cada hombre quedaidentificado con su destino → muertecomo fin del tiempo de prueba.
Clément TSANGA MBIA
Coach en Marketing des entreprises et d´eveloppement de la personne.
Membre officiel du Programme International des Maitres d'Arts Martiaux et professeurs des centres socio-educatifs contre les addictions "Las Escuelas Hermanas"

Répondre
Pseudo :
Adresse e-mail:


Se souvenir de mes infos ( pseudo et e-mail ) :
Cochez la case ci-contre :

Inscrivez-vous au blog

Soyez prévenu par email des prochaines mises à jour

Rejoignez les 107 autres membres