EDUCATION POUR TOUS

EDUCATION POUR TOUS

INTERSEXUALIDAD Y TRANSEXUALIDAD

6 appréciations
Hors-ligne
INTERSEXUALIDAD Y TRANSEXUALIDAD
Clément TSANGA MBIA
 Aquí se trata de ver aquellos que siendohomosexual quieren transferir su órgano genital. No hay que confundir con el
travesti. La transexualidad la planteamos como un problema nuevo en el avance
de la medicina. Todos los transexuales son homosexuales pero todos los
homosexuales no son transexuales. Una pregunta que surge aquí es ¿se cambia la
condición humana cuando se cambia el órgano?  Milton Edgerton, que harealizado un gran número de intervenciones de cambio de sexo, considera que las
causas de la transexualidad - a la que califica como "gender
dysphoria" - siguen siendo desconocidas. La Genética no ha sido capaz de
mostrar pautas de herencia de la transexualidad y es extremadamente raro que
exista más de un transexual en una única familia. Sin negar la importancia de
los influjos sociales, tales cambios no explican, no obstante, el comienzo
precoz de la convicción inalterable de que una persona es transexual. Edgerton
piensa que se puede postular que dosis ligeramente alteradas de las hormonas
sexuales o cambios en el timing o tiempo de su actuación pueden producir esta disforia,
sin alterar el desarrollo de los genitales. En estos casos lamorfología, la anatomía y los niveles endocrinos del sujeto están en conflicto
con la propia identidad sexual, pero sin que se constaten alteraciones
convincentes anatómicas o fisiológicas. De aquí procede la resistencia de
muchos médicos a tratarlos en el ámbito de su profesión y a recomendar que se
busque solución en una psicoterapia que se ha mostrado incapaz de conseguir el
objetivo deseado. La consecuencia es que el destino de los transexuales es
dramático, con frecuentes depresiones e intentos de suicidio. Según Edgerton, la trayectoria de estas personas es muy distinta si seprocede al cambio de sexo. A pesar de que las primeras intervenciones de cambio
de sexo estaban acompañadas de muchas complicaciones, sin embargo muy pocos
pacientes se arrepintieron de la operación y consideraron que este tratamiento
era preferible a otras alternativas. Edgerton afirma que, después de haber
seguido a los pacientes durante 25 años tras la intervención quirúrgica,
ninguno de ellos se lamentaba de ella. Indiscutiblemente la reasignación o
confirmación de sexo - términos utilizados por Edgerton - no cura los
desórdenes psicológicos asociados ni los desajustes, debidos a la forma de vida
precedente, pero proporciona una mejora subjetiva sustancial y duradera. Otros
científicos no son tan optimistas sobre los resultados. La intervención de cambiode sexo exige para Edgerton tres condiciones: 1)       Un proceso de selección que permita distinguir los pacientes con verdadera"disforia de género". Una condición exigida es que vivan según el
sexo, al que van a ser reasignados quirúrgicamente, un espacio de tiempo previo
de al menos dos años. Eltratamiento hormonal precede siempre al quirúrgico.2)      Una cirugía de calidad queobtenga buenos resultados desde el punto de vista estético y funcional 3)      Un seguimiento de lospacientes durante un periodo de 10 a 20 años. La conclusión de Edgerton es que, actualmente, la cirugía que confirma laconvicción personal de género del paciente transexual proporciona una
rehabilitación consistente económica y social; es algo bueno para la sociedad
en su conjunto y debería continuarse hasta que se encuentre un tratamiento
mejor. Sin embargo las resistencias siguen siendo muy fuertes, tanto entre la
clase médica, como entre las Compañías de Seguros, que tienden a considerar
este tipo de cirugía como "estética" o "experimental". Valoración ética  ¿Cómo valorar lasintervenciones correctoras ante las anomalías que hemos ido presentando? Ya
hemos indicado que se da una serie de casos en los que viene al mundo un niño
cuyos genitales son ambiguos. En estas circunstancias se considera éticamente
legítima la praxis médica que actúa procurando el sexo, en el que mejor va a
desarrollarse el niño, aunque no coincida con su sexo cromosómico o gonadal. No
parece que, en estos casos, se deban primar los pasos iniciales del proceso de
diferenciación sexual sobre los subsiguientes. Sería absurdo, por el contrario,
intentar en los casos de feminización testicular "re-convertir" hacia
el sexo masculino a una mujer que tiene una identificación sexual femenina. En
las dos situaciones se considera que no debe darse preferencia al sexo
cromosómico y gonadal sobre las fases posteriores del desarrollo de la
diferenciación sexual y, de forma preeminente, sobre la identidad sexual que la
persona ha adquirido o puede conseguir más fácilmente. Debe ser la totalidad de todos los factores, relacionados con el sexo, losque determinen en qué dirección hay que ayudar a los intersexuales. En estos
casos no se puede discutir la legitimidad de las ayudas psicológicas,
farmacológicas y aun quirúrgicas, que lleven a una persona a realizarse dentro
de un sexo concreto, tanto si se trata de reforzar el propio sexo cromosómico o
gonadal, como de permitir una mejor adaptación al sexo que se les ha atribuido
al nacer (porque se considera que es en el que mejor pueden desarrollarse como
personas sexuadas). Por tanto, se ha considerado ético escoger el sexo en el
que el niño puede más fácilmente desarrollar una clara identidad sexual sin que
deba primarse el sexo cromosómico y gonadal. Lo decisivo debe ser la
posibilidad de inserción en un sexo concreto. La teología moral católica ha tratado bastante poco este problema. Noexiste tomas de postura oficial de la Iglesia. Tradicionalmente, la teología ha
considerado inmoral todo cambio de sexo, ya que los datos biológicos reflejan
el destino dado al ser humano por la naturaleza, para vivir como varón o mujer.
Es un dato que debe ser respetado, aunque el tratamiento psicoterapéutico o
farmacológico no proporcione una mejora sustancial. Así se expresa M. Cozzoli,
para el que la identidad sexual, de la que es reveladora la corporeidad del
individuo, es la manifestación originaria, decisiva e indisponible del propio
ser varón o mujer. El cuerpo no es una realidad sin valor, sino que contribuye
de modo originario y esencial en la integración de la persona.
Clément TSANGA MBIA
Coach en Marketing des entreprises et d´eveloppement de la personne.
Membre officiel du Programme International des Maitres d'Arts Martiaux et professeurs des centres socio-educatifs contre les addictions "Las Escuelas Hermanas"

Répondre
Pseudo :
Adresse e-mail:


Se souvenir de mes infos ( pseudo et e-mail ) :
Cochez la case ci-contre :

Inscrivez-vous au blog

Soyez prévenu par email des prochaines mises à jour

Rejoignez les 107 autres membres